Las aseguradoras demandan transparencia sobre el futuro de las pensiones

Las pensiones sufrirán recortes. Ésa es una de las principales conclusiones de los expertos que participaron en la mesa de deba «Seguros, el reto de cambiar una mentalidad», organizada por LA RAZÓN, y en la que participaron Jorge Vázquez, director de Negocio Mediado de Mutua Madrileña; Josué Sanz, director general de Desarrollo de Negocio de Liberty Seguros; Óscar Herencia, director general de Iberia de Metflie, y Luis Sáez de Jaúregui, director de Distribucióny Ventas de AXA. Los profesionales del sector expusieron y debatieron los principales desafíos que la sociedad tiene por delante en materia económica.

«El envejecimiento de la población es el mayor reto que Europa tiene encima de la mesa. La población española no conoce que cada día que pasa aumenta la esperanza de vida en 4,8 horas al nacer y a los 65 años esta cifra es de 3,6 horas», afrimó Luis Sáez de Jaúregui, director de distribución y ventas de AXA. De hecho, según un estudio realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), «España es uno de los países con la tasa de sustitución laboral más elevada de la zona euro, el 73,9%, frente al 40,6% de media». El mismo estudio señala, además, que aquellos jubilados nacidos entre las décadas de los 80 y los 90 tan sólo llegarán a percibir el 50% de su último salario. Por lo tanto, ¿deberían comenzar a ahorrar los ciudadanos españoles? «Del ahorro disponible –explica Sáez de Jaúregui– el 80% va al ladrillo y del otro 20% prácticamente un 50% está en depósitos o cuentas bancarias. Invertir en ladrillo es preferencia por el riesgo, significa entrar en un modelo que no tiene liquidez y sí, una alta volatilidad y normalmente poca dispersión. Hemos de innovar y para eso hay que hacer incidencia en la educación: qué se ahorra y cómo se ahorra», explicó.

Sin embargo, el último informe PISA de 2015 –presentado en noviembre de 2016– asegura que el 25% de los estudiantes en España no alcanza el nivel mínimo de conocimientos financieros, es decir, que no son capaces de identificar un producto o los términos financieros comunes. Tampoco tienen un control sobre el gasto diario o no saben cómo diferenciar entre necesidades y deseos.

Confianza

Óscar Herencia, director general de Iberia de Metflie, considera que la base del problema se encuentra en los sistemas públicos, que «generan dudas». «Hemos vivido –explica– en un Estado garantista hasta el día de hoy. La pensión cubría el 85% de nuestro salario cuando en el resto de países no llegaba al 57%». Sin embargo, ahora que el futuro de la población se encuentra en entredicho, ¿cómo afectan estos condicionantes a la hora de contratar una póliza? «Indudablemente, parte del interés de la población por proteger su futuro y su patrimonio ha de nacer del conocimiento, de ser conscientes de cuáles van a ser sus necesidades. Ahora mismo, la patronal está haciendo un esfuerzo muy importante por intentar ganar transparencia a nivel de productos y servicios, algo que el Gobierno también debería tener en cuenta», aseguró Jorge Vázquez, director de Negocio mediado de Mutua Madrileña.

El Banco Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) destacan la importancia de promover la educación financiera entre la ciudadanía para lograr estabilidad y confianza. Sebastián Albella, presidente de la CNMV, señaló además, durante el Día de la Educación Financiera, la necesidad de involucrar a la industria privada en la estrategia nacional de educación financiera. Por su parte, Irene Garrido, secretaria
de Estado de Economía y Competitividad, reclamó una formación adecuada para tomar decisiones fundamentadas sobre hipotecas o contratación de planes de pensiones.

En las últimas décadas, la industria aseguradora mundial ha sido protagonista de una expansión sin precedentes. «Que el sector crezca es una buena noticia y que lo haga por encima del 12% demuestra muchas cosas: que la recuperación económica existe, y que hay un incremento en la venta de casas, en la matriculación de coches y en la adquisición de los seguros de salud, que evidencia un cambio de tendencia, relacionado con las dudas que genera el modelo de la Seguridad Social. Pero a nosotros nos revela, sobre todo, un cambio de mentalidad en los ciudadanos, que han comenzado a buscar soluciones privadas a sus necesidades cotidianas», explica Herencia. De hecho, Mutua Madrileña asegura que durante el 2017 y por quinto año consecutivo, ha congelado de tarifas a dos tercios de su cartera de asegurados en auto lo que incentiva la contratación de nuevas polizas.

El sector de los seguros está viviendo grandes cambios estructurales que pasan por la innovación y digitalización de su producto, de hecho ésta es el principal proyecto a futuro de las aseguradoras españolas, que a contrarreloj se resisten a enquilosarse en ese 20 por ciento de compañías de seguros tradicionales que perderán su negocio tras la irrupción de las nuevas tecnologías en el sector. Tal y como explica Josué Sanz, director general de desarrollo de negocio de Liberty Seguros: «desde el punto de vista de la transformación digital, como aseguradores, podemos ser punta de lanza y por otra parte no tenemos más remedio adaptarnos a los requerimientos de los clientes. Es decir, hace 10 años las prácticas con los clientes y provedores de servicios no eran las habituales de hoy en día. El proceso de cómo nos comunicamos ha cambiado muchísimo, existe una mayor exigencia y mayor eficiencia y a esto ayuda la digitalización».

Según un estudio publicado por la consultora KPMG, en el año 2040 se reducirán en un 80 por ciento los accidentes de coches lo que generará que la contratación de los seguros descienda en un 40 por ciento. «Tenemos que adaptar nuestros modelos de negocio al mundo digital. Básicamente, la digitalización no puede reducirse a abrir un canal web para vender un producto. La digitalización implica implantar una cultura de transformación digital, de visión tecnología dentro de la compañía, que esté presente en toda la cadena de valor y sus procesos. Tenemos que imbuir toda esa digitalización para ser más eficientes, sosfisticados y al final redundar en unos precios más competitivos, que generen menores gastos», asegura Vázquez.

El 85% de las aseguradoras europeas afirma que la tecnología móvil es parte de su estrategia digital. Además, según las consultoras Comarch y Efma, el 43% de las compañías ofrecen aplicaciones móviles y otro 20% trabaja para ofrecerlas en un futuro inmediato. «Hay que comenzar a hablar de una estrategia de negocio para un mundo digital», dice Herencia, que asume que, hoy en día, en todas las compañías de seguros existen nativos digitales. Por su parte, Sáez de Jaúregui afirma que, «la mejor estrategia es la omnicanalidad, que significa una dispersión y dosificación del riesgo y por lo tanto una fortaleza respecto a la solvencia». El estudio revela que el 35% de los clientes reciben información a través de los nuevos canales digitales, algo que, tal y como explican los expertos, funciona bien, en algunos seguros. «En autos, el cliente conoce su necesidad porque es obligatorio, sin embargo, en hogar, es evidente que la compra en internet disminuye: cada tres personas que hacen todo el recorrido web y acaban por conocer el precio final de un producto, uno de los clientes contrata por internet el servicio y dos acuden a un agente AXA», comentó Sáez de Jaúregui.

En conclusión, estas cuatro grandes aseguradoras insisten en que los principales retos a los que se enfrentan a futuro pasan por la competitividad de una economía cambiante y la digitalización de las empresas. «La economía en general se está moviendo positivamente y esto tiene un reflejo en las primas. La sociedad está cambiando y eso se ve también en los negocios que se están contratando. En general todos estamos viviendo una mayor alegría en la contratación que viene dada por el crecimiento del Producto Interior Bruto –la capacidad de financiación de la economía nacional ascendió al 2% del PIB entre los meses de abril y junio–, pero también por la confianza en una mayor esperanza de vida a futuro», asegura Sanz, aunque, como señala Vázquez, sin olvidar al cliente tradicional: «Tenemos que cuidar mucho al cliente tradicional, que todavía quiere emplear el canal tradicional, y desde luego hemos de trabajar mucho para ser más ágiles y eficientes para afrontar los nuevos desafíos que nos devienen».

 

*** Artículo publicado en La Razón ***

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

www.000webhost.com