MásMóvil, un fulgurante camino hacia el éxito

El mercado de la telefonía en España nunca había sido tan competitivo. Durante los ocho primeros meses del año, más de cuatro millones de clientes cambiaron de operador, es decir, un 8% del total.

Los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia (CNMC) ponen de manifiesto que el pasado verano se portaron un total de 530.659 números móviles, un 14% más que el año anterior. Las ofertas «low cost» y las tarifas convergentes de telefonía fija-móvil han impulsado la guerra por captar más usuarios. En momentos puntuales, como fue el caso de los recientes «Black Friday» y «Ciber Monday», la pelea por los nuevos clientes se intensifica todavía más.

Hasta el momento, la batalla la lidera la compañía española MásMóvil, que incluye las marcas Yoigo, MásMóvil, Pepephone y Llamaya, y que acumula 11 meses consecutivos de portabilidad móvil con saldo neto positivo. A la multinacional se unieron en 2014 empresas como lbercom, Xtra Telecom, Quantum Telecom o The Phone House, entre otras, y en 2015 compró los activos de fibra resultantes de la fusión de Orange y Jazztel.

En lo que va de año, MásMóvil incrementó en un 149,9% las líneas de banda ancha fija, mientras que Movistar redujo su base de clientes en casi un 0,70%, es decir, perdió 41.096 contratos de banda ancha fija, convirtiéndose en la única compañía que finaliza septiembre con menos clientes de los que tenía a comienzos de año. Pese a estos datos desfavorables, Movistar sigue siendo líder en el sector con 5,9 millones de usuarios de banda ancha y una cuota de mercado del 42% sobre el total de clientes.

No obstante, MásMóvil prevé mejorar sus cifras en el último trimestre del año 2017. La compañía quiere aumentar sus altas en 800.000 líneas de banda ancha fija y móvil. Es decir, elevar en un 60% el número de abonados. Actualmente, su red móvil 4G cubre el 85% de la población española y ha alcanzado acuerdos con otros operadores de telecomunicaciones con los que completaría su cobertura de red fija y móvil, convirtiéndose en uno de los operadores con mejor cobertura de la red española.

Además, según las cifras presentadas a la CNMV, la compañía de telefonía parece haber superado el bache económico por el que atravesó a comienzos de 2016 y consiguió cerrar el año incrementando un 16% el Ebidta –119 millones de euros– y un 8% sus ingresos por servicios. Durante ese año, la compañía concentró sus esfuerzos en la adquisición de nuevos clientes y terminó 2016 con 4,4 millones de usuarios, un 4% más que el año anterior.

Pese a que en conjunto, los datos relativos a los tres primeros trimestres del año revelan que el grupo cerró septiembre con pérdidas globales de 148,1 millones de euros, –casi 50 millones menos de lo que se preveía en una primera estimación–, consecuencia del ajuste contable por los bonos convertibles de ACS, que ya han sido refinanciados, la compañía alcanzó una cifra de negocio de 949,2 millones de euros. Al finalizar 2017, la multinacional estima un incremento del 18% de sus ingresos, después de haber conseguido frenar las pérdidas netas y afianzarse en el mercado continuo.

MásMóvil ha sido la primera operadora de telefonía en saltar del Mercado Alternativo Bursátil al Mercado Continuo, donde cotiza con éxito. En lo que va de año sus acciones se han revalorizado. Han pasado de 62 euros a los 74,45 euros alcanzados en este mes de noviembre. Su valor de capitalización es de 1.483 millones de euros. Es decir, multiplica por 20 su valor desde su debut en el MAB.

Tales circunstancias y una trayectoria meteórica han obligado a Telefónica –que ocupa la segunda posición por ingresos en el ránking de telecos europeas– a plantar cara a MásMóvil presentando una nueva oferta a través de su segunda marca, Tuenti. Es la primera tarifa que combina servicios de fibra y móvil a bajo coste. Con esta estrategia, Telefónica pretende competir directamente con la compañía de telefonía e internet, que lidera la captación de clientes y frenar así su crecimiento.

Cuando hace 11 años surgió MásMóvil, nadie imaginó que su ascenso iba a ser tan rápido. Emergió como un Operador Móvil Virtual (OMV), sin red propia, de prepago y de recargas automáticas. Sin embargo, su exitosa andadura se debe sobre todo a los precios competitivos y a un 95% de satisfacción de los clientes: «Hemos creado empleo en plena crisis y que seguimos fieles a nuestra filosofía inicial: ofrecer ahorro y un buen servicio», declaró Meinrad Spenger, CEO de la compañía, en la víspera de su décimo aniversario.

La batalla por la banda ancha

MásMóvil no para de crecer. En el último año, la compañía se ha hecho con un 1,4% del mercado de banda ancha fija gracias a sus 198.216 clientes. Por detrás de MásMóvil, Movistar habría contratado alrededor de casi 7.000 nuevas líneas. Individualmente, Movistar concentra un 41% de banda ancha fija; Orange una cuota del 28% y Vodafone una cuota del 22%.

Las ofertas «low cost» son, sin duda, el gran éxito de la compañía que dirige el austriaco Meinrad Spenger. Sin duda, han contribuido a que MásMóvil se haga con un 8,6% del mercado de líneas móviles. Además, MásMóvil, que cuenta con infraestructuras propias de red fija de fibra y ADSL y móvil 3G y 4G, alcanza con su red fija a 18 millones de hogares con ADSL y 7,5 millones con fibra óptica, según la compañía.

 

*** Artículo publicado en La Razón ***

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

www.000webhost.com